Bienvenida

Seiboaldia TV por Teletoro

Anuncios

Bienvenida

Publicidad

Sígueme

lunes, 5 de julio de 2010

La frase ¡Llegó papa`! lo hizo famoso

Don Lincoln se convirtió en un personaje querido por niños, jóvenes y adultos

El senador electo del Seibo, soñaba con cambiar la pobreza de El Seibo

La muerte lo sorprendió en el hospital Monte Sinaì de Miami a los 68 años, sin haberse juramentado

Por / Florentino Durán

EL SEIBO: El senador electo por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por la provincia de El Seibo Manuel Ramón Antonio Jacobo (Lincoln), quien falleció ayer (lunes) en la ciudad de Miami, víctima de un infarto al miocardio se convirtió en poco tiempo en una figura conocida y querida por niños, jóvenes y adultos, reputándose como un fenómeno de popularidad jamás visto en la historia de la provincia.

La frase “!Llegó papá!” aunque dada a conocer por Hipólito Mejía, inicialmente; lo hizo famoso y de gran pegada en los días que les tocó de campaña, dos meses, al no ser inscrito su hijo el licenciado Ricardo Jacobo como candidato a senador por la provincia. Don Lincoln seguido de una agresiva campaña mediática, asistencia social y fino trato se convirtió en poco tiempo en una verdadera celebridad, que coreaban los niños en el campo y la ciudad, como si se tratase de un artista del cine o la televisión. La muerte lo sorprendiò cuando se preparaba para juramentarse y a cuatro dìas de recibir su certificado.

Papà de trato afable y enérgico, alcanzó simpatía, hasta de la oposición por su fama de sincero y de no ser un político tradicional. Del pueblo y especialmente la militancia peledeista se ganó rápidamente su simpatía, debido a su excelente manejo y el silencio que mantenía, al margen de rebatiñas, declaraciones e insultos de los cuales e mantuvo ajeno todo el tiempo. El candidato a senador solo concedió dos entrevistas durante la campaña que le sirvieron para conocer sus pensamientos e interioridades a través del programa El Poder de la Mañana de Radio Seibo y el Canal del Cable, Cristal Tv.

Don Lincoln insistía en que la senaduría que él obtuvo, era de su hijo y que lo de Ricardo Jacobo no era un triunfo particular, sino del Seibo. Mantuvo siempre la frase: “Te quisieron cortar las alas, pero yo te presto las mías”, la cual arrancó emociones y simpatía de centenares de personas que sentían nostalgia al ver como se besaban constantemente, al saludarse ejemplarizando en el amor y el respeto entre padre e hijo.

Incluso la pasada semana viajó a Miches con empresarios franceses interesados en invertir en Miches, adelantando gestiones que les correspondían como senador, donde tenía previsto instalar una funeraria, una ambulancia, una oficina comunitaria para ayudar a la gente necesitada y contribuir con erradicar la pobreza, que vivió y lloró en sus recorrido de campaña.

Publicar un comentario

Compartenos en: