Bienvenida

Seiboaldia TV por Teletoro

Anuncios

Bienvenida

Publicidad

Sígueme

viernes, 8 de octubre de 2010

Por / Manuel Ant. Vega
Hato Mayor del Rey .- “Quien podrá liberarme a mi hijo, lleva cuatro días encadenado a un camión y al sol, a pesar de que fue operado, está cogiendo gusanos en el cuello”, grita desconsoladamente, Nereyda Pacheco Mendoza, madre de un recluso que fue herido en el cuello en un motín y como castigo las autoridades del penal lo mantienen atado con cadena en un camión comboy en el patio de la fortaleza.

Los gritos de doña Nereyda Pacheco no cesaban e hicieron llorar a quienes estaban en la oficina, pidiendo la intervención del Director de Prisiones, José Ignacio Sandoval Cabrera, para que ordene la liberación de su hijo, que según ella está buscando de Dios, después que hace cinco años mató a un nacional haitiano en defensa propia en la comunidad de Capote en Hato Mayor.
Sostuvo que el abuso contra su hijo solo se ve en las cárceles de República Dominicana y pidió a los Derechos Humanos, intervenir para que su hijo sea liberado de dentro de la cárcel y trasladado al Centro de Correccional de Rehabilitación (CCR), en San Pedro de Macorís, para que se dedique a la evangelización de reos.Su delito fue salir con una silla a defender a un primo que estaba siendo atacado por un tal Marino Alarcón, que es el que controla la cárcel”, dijo la dama en medio de los sollozos.

Consideró que el mundo debe saber lo que hacen con los internos en las cárceles del país, donde no solo hay hacinamiento, sino estrechez y corrupción.

Reiteró que a su hijo lo tienen dos veces presos, “es un abuso que lo tengan amarrado al sol y al lado de un saco de basura”.

Ciprián está condenado a 10 años de reclusión por haber dado muerte a un haitiano en la comunidad de Capote, cuando el haitiano le fue encima con un machete a cortarle la cabeza, de los cuales ya ha cumplido cinco.

El recluso Ciprian Nolasco Pacheco, que según se aprecia en la foto, tirada por un celular, está atado por la cintura y el brazo derecho, con la cadena acida a un camión convoy del Ejército Nacional en la fortaleza general Pedro Santana de El Seibo y al lado de un saco de basura, donde van a parar desperdicio del penal.

El motín se produjo la pasada semana entre reclusos que buscan el control del penal y la venta de drogas y el delito de Ciprian fue ir en auxilio de un primo que estaba siendo atacado a machetazos por el nombrado Marino Alarcón, supuesto probot del penal.

Alcanzó un machetazo en el cuello, que ameritó su traslado al hospital regional Antonio Musa, en San Pedro Macorís, donde fue intervenido de urgencia, pero una vez devuelto el pasado lunes al recinto militar, fue encadenado en el patio, donde permanece hasta el día de hoy.

PIES DE FOTOS:
1- Nereyda Pacheco, madre del preso
2-Ciprian Nolasco Pacheoc, encadenado en el patio de la cárcel de El Seibo
3- Pacheco en el hospital Antonio Musa, en San Pedro de Macoris
Publicar un comentario

Compartenos en: