Bienvenida

Seiboaldia TV por Teletoro

Anuncios

Bienvenida

Publicidad

Sígueme

lunes, 28 de marzo de 2011

Por / Freddy Matos y Fabián Suero
Santa Cruz de El Seibo.- Los huecos dejados por el saqueo y la destrucción por parte de desaprensivos, la mugre y las gritas, están convirtiendo aceleradamente en ruinas el Hotel Santa Cruz, propiedad del Estado dominicano y construido por Rafael Leónidas Trujillo.

En el tiempo que tiene abandonado, el hotel se ha prestado para todo, menos para lo que fue construido. Actualmente y con la anuencia del gobernador, Ramoncito Sánchez, se utiliza para limpiar habichuelas producidas por el INESPRE.

El Hotel Santa Cruz hace unas cinco décadas era el principal centro de atracción de El Seibo, por donde desfilaban figuras del Jet-Set internacional. Está ubicado en la parte norte de este municipio de la región Este de República Dominicana.

Al acercarse al centro de hospedaje, lo primero que siente el visitante es el repugnante olor a materia fecal y orinas. Los delincuentes han destruido toda su cristalería y robaron puertas, ventanas, lavamanos, bañeras, muebles, lámparas y otros utensilios.

La vigilancia del Hotel Santa Cruz está a cargo de dos miembros de la Policía Turística (POLITUR), uno de los cuales es el cabo Mabel Jiménez, designados por la Corporación de Fomento de la Industria Hotelera y Desarrollo del Turismo (CORPHOTELS).

El agente de POLITUR explicó que por disposición de CORPHOTELS lleva cinco años en el lugar, tratando de que la delincuencia no destruya por completo la edificación, que antes de colocarle vigilancia, servía de refugio para actos sexuales.

En las paredes del hotel Santa Cruz se alcanza a leer letreros como “fulano y fulana se aman”, “por aquí pasó perencejo”, “mengano el más duro”....y así sucesivamente. El estado de abandono revela la politiquería y la falta de interés por el patrimonio público.

Desde el techo del hotel se ve todo El Seibo. Hasta hace poco en ese centro de hospedaje se celebraban bodas, traían artistas, fiestas, entre otros actividades sociales.

Tenía una habitación presidencial, que cuando el gobierno de Hipólito Mejía le hicieron una remodelación. A las afueras del hotel también hubo una piscina, que según informes era muy honda y se llegó ahogar muchas personas.
Ejecutivos de la empresa “COLPOCED” fueron de sus primeros administradores, luego un empresario de apellido Lora, le siguió un señor que no era seibano de nombre no acordado, después lo tomó el empresario Ramón Peña y el último fue de apellido Casado Díaz.

En los terrenos del hotel Santa Cruz, ubicado en la calle Manuela Diez, entrada al Barrio Buenos Aires; hay las ruinas de una cárcel y un comedor, que alegadamente se utilizaron durante la tiranía. También hay un anfiteatro en mejores condiciones, ya que hace poco se intentó poner la Casa de la Cultura de esa localidad.

Detrás del Hotel Santa Cruz cruza el río El Seibo y el área verde en el lugar sirve de pasto a diversos animales. También hay mucha basura en sus alrededores. Asimismo, los árboles se están deshojando por la sequedad.

Según el vigilante del hotel, el terremoto que afectó Haití en enero de 2010 se sintió tanto en El Seibo, que destruyó gran parte de la cristalería del centro de hospedaje y una esquina de las instalaciones en el segundo nivel.

El cabo Mabel Jiménez dijo que guarda celosamente algunas puertas en caoba y ventanas de vidrio del hotel, las que decidió desmontar porque se estaban destruyendo, por falta de mantenimiento y cuidado.

El padre Avelino Reyes González afirmó que hace un año se rumoró que el hotel había sido cedido a la Universidad Católica de Higüey, pero desde entonces no se ha visto ninguna iniciativa en ese sentido.
Publicar un comentario

Compartenos en: