Bienvenida

Seiboaldia TV por Teletoro

Anuncios

Bienvenida

Publicidad

Sígueme

jueves, 4 de agosto de 2011

Fue en venganza que enajenado del Cuey mató 2 ancianos; ha jurado matará su madre por encerrarlo

Por / Manuel Ant. Vega
atacando10@hotmail.com
Santa Cruz de El Seibo.- Manuel de Jesús Pérez Carvajal (Pascual), habría actuado violentamente, matando a dos vecinos, cuando escapó del cepo que le habían construido, porque supuestamente a quien quería matar era a su madre, Elsa María Carvajal, con quien vivía molesto por haberlo encerrado por más de dos años en la comunidad de Los Prietos, de El Cuey, en El Seibo.


Así lo hizo saber el coronel René Luna Kunhardt, quien dijo que el enfermo mental le habría revelado que había planificado su fuga, al permanecer más de un año orinando en los barrotes y el candado del cepo que le habían construido en el patio de su casa, porque se había puesto violento.

“Yo tenía más de un año mojando con orine los hierros y el candado del cuarto donde me tenían encerrado, hasta que se pudieran para poder escaparme”, habría dicho Pascual al coronel Luna Kunhardt.

Dijo que el insano hombre está detenido en el cuartel policial de El Seibo, pero que se está buscando la vuelta para llevarlo a un centro psiquiátrico en Santo Domingo.

Un rumor que fue corroborado por Gladys Canela, asistente del Área de Salud Mental del hospital “Dr. Teófilo Hernández”, da cuenta que el enajenado mental habría atacado a machetazos a su vecina, María Corredera, a quien casi le cercenó el cuello, porque supuestamente la anciana le daba agua sucia a tomar.

A Brigido Constanzo Mercedes (Rafael), lo atacó a palos y piedras, hundiéndole la base central del cráneo, porque alegadamente iba a burlarse de él mientras estaba en la mazmorra.

La madre del alienado hombre, quien logró escapar de la persecución de su hijo, no ha aparecido ni ha dado la cara para presentarse ante las autoridades de El Seibo, después de la tragedia.

Tras asesinar a los dos ancianos, el esquizofrénico hombre, corría despavorido, gritando “Ya estoy libre, soy libre, hurra, hurra”, pero fue alcanzado por varios nacionales haitianos, que al enterarse de la acción criminal, lograron derribarlo al suelo a pedradas, provocándole heridas en brazos y la frente.

Periodistas de este medio lograron acercarse al orate hombre, pero el mismo no quería hablar con nadie y solo decía “ya ellos están muertos, nadie lo va a revivir”.

Para los especialistas de la conducta humana, el encierro aceleró la crisis a Pascual, que reaccionó violentamente, cuando antes del encierro estaba muy recuperado y había vuelto a sus labores habituales, incluso trabajar agricultura en la comunidad de El Cuey.
Publicar un comentario

Compartenos en: