Bienvenida

Seiboaldia TV por Teletoro

Anuncios

Bienvenida

Publicidad

Sígueme

lunes, 7 de noviembre de 2011

El desarrollo futuro de El Seibo


Por / Sergio Reyes II.


Con la premura del tiempo a cuestas y confiando en la pericia del conductor de autobús de la empresa de transporte interurbano local partimos desde Santo Domingo hacia la hidalga ciudad de Santa Cruz de El Seibo, aguijoneados por el interés de disfrutar las incidencias y el desarrollo de la Feria Cultural de Producción y Desarrollo, a ser celebrada en dicha ciudad del 2 al 6 de Noviembre 2011, teniendo como escenario principal las instalaciones del Club Faro de Hicayagua.
 Nos interesaba, además, conocer de cerca los notables elementos del anunciado Festival del Cacao, que habría de celebrarse concomitantemente con el desarrollo de esta feria que, entre otros elementos de interés, estaba dedicada a honrar la memoria de Freddy Rinaldo Beras Goico, un notable comunicador y genio del humor repentista, oriundo de estas tierras, quien falleciera en años recientes.

Y de manera especial, junto al deseo de visitar nueva vez mi tierra natal, caminar por sus calles, disfrutar la ricura de sus dulces y conservas y degustar el rico mabí que ha colocado el nombre de esta provincia en todo el ámbito terrestre, viajábamos aguijoneado por el deseo de compartir con el amigo Yamel Valera y escuchar, en primera fila, su ponencia sobre la Construcción de un modelo de desarrollo para la provincia de El Seibo, acontecimiento que habría de producirse en los salones del Ayuntamiento Municipal de la citada ciudad, el viernes 4.
Con las primeras sombras de la noche enseñoreándose sobre el ámbito pueblerino y recibiendo en el rostro las incesantes gotas de una pertinaz lluvia que se había mantenido inalterable a lo largo de varios días, nos apersonamos en el edificio de asiento del gobierno municipal, cuyo salón principal se encontraba atestado de público y en donde el maestro de ceremonias ya hacía aprestos por dar inicio al evento.

Una vez agotadas las palabras introductorias, la presentación de los prestantes miembros de la Mesa Directiva y los discursos de rigor, el disertante principal, con pleno control de la atención del auditorio, se enfrascó en una enjundiosa, concienzuda y aleccionadora exposición en la que puso sobre el tapete aspectos notables de la historia socioeconómica de la hidalga provincia y su devenir en las diferentes etapas por las que ha transitado la Nación,  los elementos que conforman su riqueza turística y agropecuaria y los obstáculos que dificultan el aprovechamiento de su potencial productivo y le impiden lograr el correcto encauzamiento por el sendero del desarrollo y del progreso.
Al decir del intelectual seibano, el desarrollo es un proceso participativo, donde los individuos se convierten en actores activos y no receptores pasivos de las políticas públicas. En ese tenor, arengó por la modificación de hábitos y costumbres conformistas presentes en la sociedad seibana, basados en esperar de manera pasiva la aplicación, por parte del Estado, de acciones y medidas desarrollistas, sin necesariamente involucrarse. 
Esto es, sentarse a esperar que la solución a los males llegue, como maná del cielo, sin dar un paso al frente ni hacer valer la condición de ente social participativo.
Esa falta de empoderamiento, que ha mantenido divorciados a los organismos ejecutivos de las políticas oficiales y municipales frente a las entidades de la sociedad civil y el ciudadano común, ha imposibilitado, las más de las veces, que el conglomerado seibano marche unido y de manera consolidada en la toma de decisiones que coadyuven al logro de la solución a los males ancestrales que coartan su desarrollo y que les mantiene situados dentro del listado de provincias con más altos índices de pobreza, deficiencia en los servicios públicos que ofrece el Estado y problemática social en general.

A su entender, las vías y modos de lograr dicho empoderamiento están dadas en el seno de la sociedad seibana, pero se hace necesario llegar a vías de entendimiento, que superen la apatía y el conformismo y desechen las banderías y sectarismos trasnochados, en aras del interés común de la población.

Luego de hacer un esbozo de la realidad socioeconómica de la provincia El Seibo y de su potencial agropecuario, cultural y turístico, Yamel Valera concluyó su disertación esbozando un conjunto de planteamientos que pueden sintetizarse de la manera siguiente:
1.- Convertir la actual Zona Franca Especial en un Parque Agroindustrial en donde tenga cabida el procesamiento de productos lácteos, cárnicos, chocolate y frutos cosechados a nivel local, rubros en los que se concentra los mayores volúmenes de la producción provincial, a la fecha.
2.- Promoción de los valores culturales regionales (corridas de toros, atabales, las expresiones del carnaval, costumbres, usos, hábitos y cultos religiosos que conforman la idiosincrasia de los pobladores, etc.) teniendo por base el apoyo pleno de las instituciones y entidades oficiales y de la sociedad civil y aprovechamiento de la difusión de dichos valores como elemento de interés, insertado en la proyección del municipio de Miches y el resto de la provincia como destino ecoturístico y cultural.
3.- Luchar, junto a las fuerzas vivas de la sociedad seibana, por la instalación de un centro de estudios superiores en el municipio cabecera. A tales fines, dada su condición de ser uno de los principales ejecutivos de la prestigiosa Universidad Nacional Evangélica –UNEV-,  el Ing. Valera manifestó su plena disposición de asumir la responsabilidad de la instalación de un recinto de dicho centro académico, para lo cual emplazó a fijar posición al respecto a los organismos representativos del gobierno y solicitó el apoyo pleno de la comunidad en las gestiones en busca de la asignación de las instalaciones del antiguo Hotel Santa Cruz, propiedad estatal con una estrecha vinculación con el pasado nostálgico de esta provincia que, a la fecha, se encuentra arropada por el más deplorable abandono, ante la indiferencia oficial.
En caso de lograrse resultados positivos a dichas gestiones, esta provincia de la zona este del país  estaría dando pasos certeros en pro de su superación social y cultural, hecho que ha de redundar positivamente en el logro de su ansiado desarrollo económico.

Al calor de las innovadoras propuestas esbozadas en su ponencia por el ing. Valera, muchos miembros del nutrido auditorio hicieron uso de la palabra para saludar la iniciativa y sumarse a los esfuerzos y disposición de trabajo del disertante así como para ampliar las ideas y sugerir nuevas áreas de trabajo en las que se podría lograr consenso colectivo.

Entre estas últimas, se habló de la necesidad de impulsar la construcción del Coliseo o Plaza de Toros, para que sirva de escenario adecuado, en mejores condiciones que la actual barrera, a la práctica de las corridas o rodeos que han llenado de brillo y colorido las fiestas patronales de esta región a lo largo de su historia. En el mismo tenor, varios comunicadores, representantes de medios y activistas culturales se hicieron eco de la urgente necesidad de que se concluya la construcción del local de la Casa de la Cultura de esta población, teniendo como anexo la edificación de la antigua cárcel,  a fin de que esta entidad pueda encauzar sus esfuerzos en provecho de la juventud y la comunidad estudiosa en sentido general.

Experiencias provechosas y enaltecedoras, como la que venimos comentando, tuvieron su espacio en el marco de la Feria Cultural de Producción y Desarrollo,  celebrada en la ciudad de El Seibo, desde el Martes 2 hasta el Domingo 6 de la semana que recién finaliza.

Junto a la exposición del amigo Yamel Valera y otras de igual calidad desarrolladas por otros distinguidos panelistas, la presentación de contagiosos grupos folklóricos representativos de los mas sanos valores del sentir regional, corridas de toros, cabalgatas de briosos corceles y, finalmente, la exposición de frutos, manufacturas, artesanías, productos elaborados a partir del cacao y la caña, la irrefrenable degustación del envidiable mabí seibano y los sabrosos y apetecibles dulces y conservas  de hechura local, el tiempo, en verdad, se nos hizo escaso para disfrutar a plenitud las múltiples ofertas y atractivos de la feria así como otros, de naturaleza nostálgica y evocativa, que encuentran su espacio en el simple deambular por calles, espacios y lugares saturados de recuerdos de un ayer lejano.
Esta feria está llamada a ser el primer aldabonazo que sacuda los cimientos de la provincia oriental y concite los esfuerzos de sus mejores hombres en aras del salto hacia su desarrollo. Es de esperarse que los planteamientos y disposición de ánimo que allí tuvieron cabida encuentren un terreno fértil en donde puedan germinar, dando por resultado los beneficios que demanda la población seibana.

Otros eventos de igual naturaleza han de producirse, tal y como se avizora en el horizonte y como ha sido agendado por sus organizadores.  Ojalá que la sociedad civil y entidades ejecutivas y municipales de la provincia marchen unidas, en lo adelante, en atención al enérgico llamado al empoderamiento y al accionar común, esbozado por el académico Yamel Valera.

Enhorabuena, para todos los esforzados directivos, miembros de comisiones de trabajo, panelistas, expositores de productos, comunicadores y representantes de medios, quienes con su valioso esfuerzo hicieron realidad este significativo evento en El Seibo, mi pueblo natal.

Publicar un comentario

Compartenos en: