Bienvenida

Seiboaldia TV por Teletoro

Anuncios

Bienvenida

Publicidad

Sígueme

domingo, 27 de abril de 2014

Muere Tomás Otto copropietario de la Fábrica de Mabí Seibano

Un infarto fulminante terminó con la vida de este seibano sin par
Por / Florentino Durán 
El Seibo, República Dominicana,4/5/2014. Falleció en esta ciudad, el reconocido profesor, inventor y mecánico Tomás Otto Morales, descendiente de Tomás Otto Duvergé, pionero del desarrollo y copropietario de la reconocida Fábrica de Mabí Seibano.

Don Tomás o Tomasito Otto, como se le conocía, dejó de existir al cumplir los 81 años edad en la residencia que a la vez era su taller y que se encontraba en la Fábrica de Mabí Seibana, ubicada en la esquina de las calles Palo Hinco con Manuela Diez Jiménez.

Pese a que padecía problemas de salud, el fallecimiento de Don Tomás, tomó de sorpresa a sus familiares, a quienes no les dio tiempo de llevarlo al hospital. Don Tomás, falleció de un infarto fulminante al miocardio, mientras dormía en su habitación.

Tomasito Otto, reconocido y admirado, impartió docencia durante varios años en la escuela de Artes y Oficio, fue profesor de una generación de radiotécnicos y mecánicos de la ciudad. 

Afable, servicial y consagrado, a pesar de la inteligencia y habilidades innatas con la que realizaba su trabajo, no solía cobrar por sus servicios.

Estaba casado con Irma Viloria, reconocida laboratorista clínica de esta ciudad. Su cadáver fue velado en la funeraria Gino Frías, ubicada en la Calle doctor Teófilo Hernández para ser sepultado en la mañana del lunes 28 de abril en el cementerio municipal de la ciudad.

Dada la fama de la Fábrica de Mabí Seibano, de la que Tomasito Otto era copropietario, en la más reciente visita del presidente Danilo Medina a esta ciudad, donde dejó inaugurada cinco escuelas, surgió una visita al lugar, uno de los preferidos de los turistas y visitantes de esta localidad, dada la fama del Mabí Seibano.

Debido al fallecimiento de Tomasito Otto, la familia ha recibido innumerable muestras de solidaridad y cariño por su trayectoria y amabilidad, que le caracterizaron durante toda su vida. Incluso pese a que en los últimos años optó por no salir fuera de su residencia, al lugar llegaban constantemente amigos y contertulios que le admiraban y compartían sus inventos y anécdotas.

Hace varios años, unos de los inventos que lo catapultó a la fama, fue un sistema que mejoraba el uso y eficiencia de las lámparas Fluorescentes, que trató de patentizar y que ganaron espacios en medios nacionales y extranjeros.

Tomasito Otto, era copropietario de la Fábrica de Mabí Seibano, que cerró ese día precisamente por su fallecimiento y que su origen guarda relación con el nacimiento de la industria local en 1883, cuando se tenía como Champagne y era servido en tazas.

El clan y la fama

Su original sabor, que aún no ha podido ser equiparado, lo ha puesto en labios de presidentes, mandatarios, jerarcas religiosos y personalidades de las que no han escapado los Papa y ni hablar del pueblo llano debido a que además de ser una exquisita bebida, tiene en su original y refrescante sabor, el símbolo de trabajo de una familia que se ha convertido en un emblema de este pueblo de peculiar tradición.

Tomás Otto y su hermano Ovidio, constituyen dos pilares, creativos, veteranos de la mecánica y la versatilidad por la admirable destreza y amabilidad que heredaron de sus ancestros apoyados en una gran vocación de servicio. 

Dado el aporte de su padre, no se limitó a un área del saber, sino que también fue pionero en llevar a la ciudad de El Seibo por primera vez, la electricidad, la imprenta, el cine mudo y el primer periódico seibano llamado entonces Plus Ultra.

Siendo propulsores de la fábrica de Mabí Seibano, la familia Otto ha sido muy colaboradora, entusiasta y discreta en sus iniciativas y aportes, que le han generado el reconocimiento nacional e internacional.

Hace pocos años, uno de los miembros de la familia participó de un evento en Alemania, donde fueron invitados por una empresa relacionada a la rama industrial, precisamente por los méritos que obtuvo en ésta área. 

Pese a las insistentes propuestas de industrializar este producto, la familia no ha cedido a los planes de alcanzar una mayor producción, comercialización y plataforma de mercadeo, que además de aportar empleos, permita la expansión de sus ventas por todo el país.
Fuente: Diario Libre
Publicar un comentario

Compartenos en: